Comparte
Ir abajo
avatar
「☁」+ÐarkMapache「☁」
Raikage
Raikage
Mensajes : 276
Reputación : 7

Jugando con el bello durmiente

el Dom Ago 12, 2012 9:39 pm
Finalmente entré a mi enorme mansión. Una amplia sala con paredes blancas, interesante escenario para las actividades que se llevarían a cabo en un rato. Qué mejor lugar para sacar tu verdadero ser que en tu propia casa? Pues ninguno, diría yo.En mi mano derecha tenía sujetado por el tobillo a Hitsuzen, pobre visitante de Kirigakure que se encontraba babeando y con los ojos blancos. Aquel jutsu que utilicé sobre él habia sido efectivo, aunque yo le había prometido curarlo y dejarlo ir, nada me impedía hacer otras cosas durante ese tiempo. Lo dejé tendido sobre el suelo y fuí a sentarme en el sofá tan grande que tenía primeramente, ocupaba tiempo para pensar mientras contemplaba mi sala llena de lujos innecesarios. Todos esos muebles eran carísimos, hechos con maderas raras y caras, incluso tenía copas y utensilios hechos de oro y plata, según quisiera comer. Desde luego yo no había pagado todo eso, era cortesía de la aldea, ni aunque trabajara haciendo misiones de rango S toda mi vida podría comprar tanto. Ahora debía de aclarar mis ideas, tenía un cuerpo con un corazón latiendo bajo mi control. Su sangre aún fluía por sus venas y sus ojos aún tenían brillo... si es que estuviera despierto. Fuí a tomar unos libros de medicina que había estudiado de jóven, para llevar a cabo lo que tenía pensado de una mejor manera, eran libros confiables.

Podría simplemente curarlo y dejarlo ir, sería lo que una persona normal haría, pero desde luego yo no era normal. Tiempo atrás ya había jugado por diversión con el cadáver de mi anterior Jounnin, el tener ahora a alguien vivo era aún mejor así que debía de aprovecharlo de alguna manera. Me levanté del sofá y busqué algunos frascos, junto con una jeringa, para llevar a cabo mis cuestionables actividades.En el proceso me lamenté de no haber comprado el laboratorio, los consejeros me lo recomendaron muchas veces pero no tenía ganas de hacer compras. Simplemente tendría que trabajar con lo que tenía, para sacar sangre no hace falta ser un experto... aunque para sacar otras cosas sí. Como sea, yo era un experto, y si no sabía hacer algo tenía los libros de la especialidad.

Teniendolo en el suelo, lo despojé de sus ropajes para dejarlo en ropa interior, así me sería más fácil trabajar con él, que interesante. Primeramente leí en el libro, ¨Cómo extraer sangre de otra persona sin matarla¨, era un capítulo interesante y seguro me serviría. Me acerqué a él mirandolo con deseo, no me pude contener más y saqué mi jeringa para picarlo mejor. Oh si, comencé a penetrar su piel utilizando mi instrumento puntiagudo... aah, podía disfrutarlo, incluso me daba cierto placer. Nunca antes había hecho eso con un ser vivo, si estuviese despierto su dolor sería algo impresionante. Me encontraba sacandole una muestra de sangre del brazo, una vez que quedó llena la jeringa (De 100 ml), preparé otras dos del mismo tamaño. Según los libros de medicina que había estudiado para especializarme, la vida de una persona de tamaño adulto podía ponerse en riesgo si perdía el 10% de su sangre total (Alrededor de 560 Ml) así que llenar otras dos jeringas no lo mataría. Lentamente comencé a sacar la segunda jeringa... disfrutaba con emoción cada momento. Si la anterior vez le había sacado sangre del brazo izquierdo, ahora sería del derecho. Puse la jeringa en su lugar, y al momento de esbozar una siniestra sonrisa empuje hacia adelante, atravesando el muro que suponía su piel hasta llegar a su vena. Una gota de baba mia cayó al suelo al momento de la penetración. Era fascinante hacer eso, talvez debía dedicarme a trabajar en el hospital. Comencé a jalar hacia atrás la jeringa para extraer más sangre de él... mmm... aaaah. Finalmente, ahí tenía otra jeringa llena. Como ambos brazos estaban picados por mi artefacto, decidí variar un poco. Lo puse mirando hacia abajo y con el trasero hacia arriba para admirarlo mejor. El glúteo izquierdo, o el derecho? Ambos me parecían una buena elección. Elegí mi favorito, el izquierdo, y ahí le clavé mi jeringón.

-Kyaaaaaaaaa!!!- Solté un noble grito de emoción, tenía que disfrutarlo porque esas muestras de sangre me serían útiles en el futuro, cuando comprara mi laboratorio. Qué clase de propiedades tenía? Acaso tenía un raro Kekkengenkai? Quizás debí de preguntarselo antes de ponerlo a dormir, pero ya era demasiado tarde y no tendría esa oportunidad al despertar. Esa era una lección básica, pero hacia tanto tiempo que no la practicaba que fue como obtener nuevos conocimientos, me hacía más inteligente. Ahora tenía suficiente sangre de él (300 Ml) pero quería más. Observé que comenzaba a moverse pero aún seguía dormido, posiblemente ya se estaban pasando los efectos de mi suero que mantenían su cuerpo paralizado, y si dejaba pasar más tiempo despertaría semi-desnudo y trataría de matarme, pues lo notaba furioso segundos antes de caer dormido. Debía darme prisa o despertaría en, según mis calculos, media hora. Así que reaccioné rápido y leí la siguiente lección sobre la medicina. Al parecer los bebés nacían de una sustancia que tenía el hombre, preferí no entrar en detalles pero aún así seguí leyendo. Interesante, sin duda alguna, yo no lo sabía. Si lograba obtener esa sustancia de Hitsuzen, seguramente la podría utilizar en futuros experimentos muy oscuros.

Al final de la lectura recomendaba otro libro, el Artusamak, y por fortuna yo lo tenía. Mi espíritu se llenó de oscuridad y solté una carcajada proyectando mis sentimientos. Fuí a tomar agua mientras leía el libro en poco tiempo, quedaba tiempo de sobra para que despertara. Ahí recomendaba algunas... cosas muy extrañas. Desde luego no eran posturas de sellos, parecían otra clase de posturas. Taijutsu sería? Posiblemente si, alguna especialización de taijutsu basada en agarres y posturas para oprimir al contrincante. Podían resultar buenas en otra clase de situación pero en esta no. Sin embargo, busqué como obtener la ¨semilla¨ de Hitsuzen. Finalmente, tras muchas paginas con imágenes descriptivas, logré encontrar una página donde hablaba específicamente de como lograr semejante propósito.
-¨Con fuerza y pasión, pero sin descuidar la velocidad y delicadeza. Manos finas son recomendadas para llevar a cabo esta actividad¨. Pues vale, creo que lo entiendo.

Tras eso, hice unos sellos y me transformé con el Henge no Jutsu en una forma mucho más femenina. Una rubia de grandes proporciones con únicamente una chaqueta verde como ropa. Esto lo había hecho porque pensé que, así, tendría las manos más suaves posibles. Después de echarle otro vistazo al Artusamak, para aprender la técnica de la manera correcta, tomé a Hitsuzen por el pie y lo llevé a mi habitación, lo tumbé en la cama y cerré la puerta.-Así que debo de utilizar estas dos...cosas redondas, como paredes eh? Una a la izquierda y otra a la derecha y después debo de... mm... si lo entiendo.Vamos a disfrutar esto, Hitsuzen.Tras diez intensos minutos, finalmente salí de la habitación y se deshizo mi Henge. En un frasco que había metido, guardaba una abundante sustancia blanca que me serviría en el futuro, por otro lado, Hitsuzen se encontraba cercano a despertar, aún quedaban aproximadamente 10 minutos. Utilizando mis habilidades, lo operé facilmente sacandole las agujas y curando sus piernas, lo vestí y salí fuera de la casa. Me asegure de no dejar rastros de nada para que no supiera que sucedió, y lo dejé en perfecto estado, mientras me quedé parado haciendo sellos discretamente esperando que despertara y darle una calurosa bienvenida. Lo unico que yo quería es que se fuera e irme a descansar de una buena vez...

JUTSUS USADOS:

Henge no jutsu (Técnica de Transformación).
Técnica Suplementaria básica para los ninjas, sirve para trasformarte en cualquier persona, animal u objeto, sirve entre otras funciones para despistar a los enemigos.

Bisturí de Chakra
El Bisturí de Chakra (チャクラのメス Chakura no Mesu) es una técnica médica que forma con chakra un pequeño y afilado bisturí o escalpelo. Este puede ser usado para incisiones muy precisas necesarias para cirugías y disecciones anatómicas. A diferencia de escalpelos regulares, el bisturí de Chakra en realidad puede hacer cortes en el interior del cuerpo sin crear realmente una herida abierta, lo que limíta los riesgos de una infección. El bisturí de Chakra también puede ser usado para atacar, aunque requiere una gran precisión para que sea eficaz. Debido a este requisito, el bisturí de chakra usado ofensivamente es muy inusual. En el combate, incluso los más grandes médicos ninjas no podrán ejercer la precisión necesaria para hacer cortes mortales, pero todavía puede reducir efectivamente el músculo y los tendones, lo que deja inmóvil al objetivo.

Palma Recuperadora.
La Palma Recuperadora (掌仙術, Shōsen Jutsu) es un Ninjutsu Médico básico, en el cual se acumula chakra en la mano y pasándola por una herida, se acelera el proceso de cicatrización de la misma y parando la hemorragia (sea interna o externa). Se caracteriza por que el chakra que se genera toma un color verde. Esto permite al usuario curar a un paciente sin la necesidad del equipo médico o la cirugía, haciéndolo sumamente útil sobre el campo de batalla. La concentración y el moldeo de chakra en la mano esta en función de la gravedad de la herida. Esto requiere un gran control de chakra. A causa de esto, sólo unos cuantos expertos ninjas médicos son capaces de usar esta técnica. En la Parte II, Kabuto fue capaz de utilizar este jutsu estando muy lejos del herido.
avatar
Omoi
Sannin
Sannin
Mensajes : 226
Reputación : 1
Edad : 22

Re: Jugando con el bello durmiente

el Lun Ago 13, 2012 11:08 pm
Omoi, comenzo a despertarse, encontrandose raro, y un poco destrozado, mientras se sentaba en la cama en la que se encontraba, se tocaba el rostro con ambas manos, fuertemente, mientras levemente se quejaba.

Joder... mi cabeza, como me duele...

Hitsuzen supuso que seria por el jutsu que antes habia usado el raikage, para sedarlo, sus piernas estaban bien, todavia le dolian un poco las heridas de las agujas, pero ya no eran mayores, almenos podia caminar, saliendo de la cama, pensando unicamente en su dolor de cabeza, y caminando fuera de la habitacion, cerrando la puerta levemente, y caminando hacia la puerta, mientras restregaba su puño cerrado, en su ojo derecho, quitandose un pequeño e incomodo picor, todavia no veia bien del todo, costandole abrir un poco los ojos. Hitsuzen ya veia bien, y habia llegado a la puerta, agarrando el picaporte, abria la puerta, y veia al Raikage fuera.

Bueno, le dare las gracias por ser cortes, pero no tendria el porque haberme atacado, todo esto no hubiera pasado, ademas, no se porque me duele la cabeza, no me deja pensar en otra cosa...

Hitsuzen se acercaba, hacia el Raikage, para darle las gracias por curar sus piernas, aunque antes estaban mucho mejor, algo que le seguia molestando, quedando enfrente de el, y diciendole:

Gracias por curarme las piernas Raikage, debo marcharme, no es bueno que ande tanto tiempo fuera de la aldea, no se sabe nunca lo que puede pasar, cuando uno anda por ahi insconciente, nos veremos.

Hitsuzen, se dirigio hacia la verja, la cual ahora estaba abierta, sin motivo para saltarla, despidiendose con la mano, y caminando, direccion hacia la salida de Kumogakure, para marcharse a Kirigakure.

Bueno esta vez, tomare de camino hacia Kirigakure, el puerto, veo una manera mas practica que ir corriendo o caminando, ademas asi se directamente hacia donde voy, y es muy poco probable que me pierda. Seguro que este dolor de cabeza se me pasa en cuestion de minutos, y aunque aun molesta un poco el dolor de las piernas, puedo caminar. Esas agujas... impactaron fuertemente y al parecer se encontraba a una distancia lejana... por desgracia es la ultima vez que soy tan pacifico, un ataque por la espalda sin motivo alguno de pelea, por una verjita... me imagino que pasa si el cartero llega a pasar y deja la verja cerrada... puff.


Narro - Pienso - Hablo - Jutsu - Habla PNJ


Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.