Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Alesage
Sannin
Sannin
Mensajes : 107
Reputación : 2
Edad : 25

Taijutsu 100% en el bosque

el Mar Jul 03, 2012 5:36 am
Al finalizar una larga jornada de trabajo, estaba de camino a mi hogar, cuando de golpe divisé unos cuantos anuncios que decían: "GRÁN DESAFÍO": " TODOS LOS JOUNNIN Y CHUNNIN DE KONOHA TIENEN LA OPORTUNIDAD DE MOSTRAR QUE TAN HÁBILES SON, PERMANECIENDO EN EL BOSQUE DE LA MUERTE DURANTE TRES DÍAS, DURANTE LOS CUALES PODRÁN UTILIZAR ÚNICAMENTE TAIJUTSU PARA DEFENDERSE DE LOS PELIGROS QUE HAY EN EL LUGAR. SI SABEN COMO GOLPEAR DECENTEMENTE, ¡ANÓTENSE!.Al terminar de leer me entusiasmó mucho la idea, ya que una experiencia como esa me serviría mucho para mejorar mis habilidades, en especial mi taijutsu. Luego de mirar la dirección del lugar para anotarse, me dirigí hacia allí, y me encontré con un chunnin Aburame, un jounnin Akimichi y otro chunnin del clan Nara que estaba inscribiéndose. El jounnin tras anotarse salió con una cara de satisfacción de la oficina, pero el aburame y el Nara, que al parecer se conocían, se les veía en la cara que estaban temerosos. - Hey ustedes, ¿se van a anotar o no?, les dije al ver que estaban con el bolígrafo en la mano sin enscribir una palabra, pero tras mi llamado de atención firmaron rápidamente, casi por instinto más que pensando. Al salir de la oficina, a diferencia del jounnin, sus caras estaban extremadamente pálidas, como si hubiesen firmado una sentencia de muerte, aunque considerando las habilidades de su clan con el taijutsu, quizá silo habían hecho.
Tras firmar, regresé a mi casa y tomé mi carpa, entre otras cosas que me servirían para pasar una semana en ese peligroso lugar. - Solamente con taijutsu tendré que defenderme de esos insectos venenosos gigantes, que buena semana que tendré. Al salir de la aldea, noté que había un grupo de 8 shinobis cerca de la entrada, entre ellos los que vi anotarse, al verme a mi, uno de ellos se separó del resto y nos dirigió unas palabras. - Creo que ya estan todos, bienvenidos sean a esta grán prueba de supervivencia, como sabrán, deberán permanecer 3 días en el bosque de la muerte sin utilizar ninjutsus ni genjutsus. Los que sobrevi.. emm digo, los que completen la prueba recibirán un bono válido por 1 año para comer gratuitamente en cualquier puesto de comida en la aldea. El discurso se vió interrumpido por un grito de euforia de parte del jounnin Akimichi. Vaya, parece que ha gustado el premio jaja, bueno como decía, todos los que pasen la prueba recibirán premio, asi que no hace falta que peleen entre ustedes, ya que si pasa 1 o 5 todos recibiran el mismo bono, por cierto, deberán dividirse en grupos de cuatro. Eso es todo,así que suerte y ¡al bosque!. Luego de caminar durante unos 15 minutos, llegamos a la entrada del bosque de la muerte Sin perder el tiempo, el coordinador abrió la puerta de entrada al mismo y nos indicó que ingresáramos. - Bien, ahora empieza lo divertido. Junto con los 7 shinobis, ingresamos dentro de ese peligroso lugar, donde todos seguramente habíamos realizado nuestros exámenes chunnin. Ahora debíamos dividirnos en grupos, pero al parecer ya estaba hecha, 4 de los shinobis se conocían previamente, eran un grupo de chunnin amigos entre ellos. - Suerte con esos dos ancianos, perdedores; dijo uno de aquel grupo, al parecer hacia los dos chunnin que estaban con el akimichi y conmigo. - ¡Pregúntale a tu hermana mayor si soy tan anciano!, le dije a aquel chunnin impertinente, tras lo cual su rostro se desdibujó de ira y quiso cargar contra mi, pero fué retenido por uno de sus compañeros y se alejaron, mientras mis tres compañeros reían a carcajadas. - Hacen bien en salvarle la vida a su compañero, les dije cuando se alejaban. - Bueno gente, empieza lo dificil.

Día 1
Junto con mis compañeros, montamos un campamento en un claro del bosque, donde podríamos divisar con algo de tiempo si se acercaba algún peligro, además de dividirnos tareas específicas: Isumo, el joven del clan nara, se encargaría de las estrategias que tomaríamos a futuro; Matsume, del clan aburame, sería como la alarma del equipo debido a que sus insectos le avisarían si se aproximase algún peligro; Chozuka, el jounnin del clan Akimichi, sería la fuerza de contención más importante, y en cuanto a mi, solo podría aportar algo de taijutsu de bajo nivel, ya que no se podía utilizar ninjutsu. Caída la noche, nada nos había atacado aún, pudiendo comer tranquilamente. De un momento a otro, volteo la mirada casualmente hacia arriba y veo unos seis ojos observándonos, pero de inmediato desaparecieron. - Muchachos, me parece que nos observan. Mientras dormíamos nada sucedió tampoco, pero fuimos turnándonos para vigilar, y todos nos pareció que nos observaban en todo momento, quizá nos estaban estudiando y esos insectos o lo que sean no eran tan estúpidos como pensábamos.

Día 2
Al amanecer, ya estábamos todos despiertos y con energías para afrontar otro día. Todo el bosque estaba silencioso, apenas se sentían la brisa de las hojas, y no había movimiento alguno más que de nosotros. De repente, aparece desde lo más espeso del bosque un jounnin malherido, tenía un brazo desgarrado y le faltaba un ojo. - Oh mierda, ¿¡que paso?!. El shinobi explicó que de la nada más de cien insectos gigantes los atacaron, y mataron a todo su equipo. Tras decir esto se desmayó a causa del dolor seguramente. - Los insectos de este lugar nunca se comportaron de esta manera, pensaba con intranquilidad, algo debía estar pasando. Luego de recostar al jounnin en la camilla, convoqué a todo mi equipo para hacer un plan. - Algo extraño está sucediendo, y dudo que tenga que ver con esta prueba, tenemos que armar algunas trampas y defensas. Durante el resto del día, nos dedicamos a poner trampas en cada árbol y en el suelo, cosa en la que éramos expertos por el hecho de ser ninjas. Caído el atardecer, habíamos terminado de colocar las trampas, ahora solamente restaba esperar. De golpe, un escarabajo gigante se posa en una de las ramas y comienza a mirarnos fijamente, tras lo cual realiza un extraño sonido y se retira. - ¿Que hace?. De golpe se empieza a escuchar un sonido de hojas siendo pisoteadas de forma continua desde la densidad del bosque; aunque jamás lo hubiésemos creído, el escarabajo hizo ese sonido para alertar a los otros insectos de nuestra presencia. - ¡prepárense para pelear, únicamente taijutsu, pero si sus vidas corren mucho riesgo peleen con todo sin dudarlo por favor!.
En unos segundos se hizo visible una gigantesca horda de insectos que venía hacia nosotros, algunos murieron debido a las trampas que pusimos, pero 3/4 del total llegaron sin problemas. La batalla se desató con furia, hacia mi vinieron un par de cienpiés gigantes que buscaban incrustrarme sus dientes venenosos, pero logré escabullirme por debajo y abrirle el estómago con una kunai, mientras que al otro le encajé una patada en la quijada y le clavé el kunai en el cuello. El akimichi se la estaba arreglando sin problemas, el aburame peleaba con dificultad pero lograba mantenerlos a raya, pero el nara estaba teniendo serios problemas, hasta quedar arrinconado contra un árbol por tres arañas. Me dirigí corriendo a su posición y salté sobre el lomo de una de ellas y clavándole el kunai, mientras que las otras dos al ver a su compañera en aprietos se abalanzaron sobre mi; a una la maté en pleno vuelo al lanzarle el kunai, y a la otra le di una certera patada que la dió vuelta, tras lo cual me le tiré encima y la atravesé con mi puño en una parte blanda de su cuerpo. -¿ estás bien Isumo?, el chunnin respondió afirmativamente, mientras sacaba el kunai de la araña muerta y más insectos venían hacia mi. La batalla continuó durante toda la noche, cuando todos los insectos se retiraron al mismo tiempo. - Todo esto es raro..un momento, ¿donde está el jounnin herido?. Al acercarnos a la carpa, vimos un espectáculo horroroso, el shinobi había sido destripado y sus líquidos vitales succionados, no habíamos podido protegerlo, apenas si podíamos defendernos nosotros. - Mierda..equipo, hay que salir del bosque, algo no anda muy mal, decía mientras la luz del amanecer se hacía presente.

Día 3
Nos dirigímos rumbo a la salida del bosque a paso moderado pero constante en lo posible, debido al cansancio de pelear durante tanto tiempo. De golpe, aparecen ante nosotros los tres chunnin que estaban en el grupo del jounnin fallecido. - ¿¡están vivos?!, los tres esbozaron una sonrisa cínica y con evidente mala intención. - Los insectos están un poco más..digamos..inteligente y agresivos de lo normal, ¿verdad?, dijo uno de ellos, particularmente el que había tenido un cruce conmigo a inicio de la prueba. Como si le divirtiera, nos explicó que fueron bien pagados por un grupo desconocido de otogakure que pretende utilizar a los insectos de este bosque para atacar la aldea, y que esta prueba era la ocasión perfecta para probar una sustancia nueva que incrementaba las capacidades neuronales de los insectos, como a su vez su agresividad, siendo dóciles únicamente con los que estaban aromatizados con un perfume especial. - Lo lamento, pero no puedo dejar que salgan vivos de este lugar, solemente les dije esto para ver sus caras de asombro y sufrimiento al pensar que su aldea será destruida sin remedio. Uno de ellos efectuó un chasquido y todos los insectos reaparecieron de golpe. Mis compañeros rápidamente conmenzaron a combatir, mientras yo seguí a toda prisa a los 3 traidores. Al lograr alcanzarlos, se vieron obligados a pelear. Dos de ellos crearon algunos bunshin y me atacaron, sin siquiera lograr hacerme un rasjuño, eran dos shinobis patéticos y sin habilidades, mientras que el tercero activó un sharingan de 2 aspas y me atacaba velozmente. - Parece que esto no va a ser tan facil. Dos de los chunnin utilizaron técnicas fuutón, mientras que en menos de tres segundos el uchiha utilizó una poderosa técnica katón. - ¿Quieren usar ninjutsu? ¡TENDRÁN NINJUTSU!. Con unos rápidos sellos de manos, formé una enorme columna de madera, la cual inmediatemente se incendió, pero no paré de manipular el mokutón, por lo que ramas prendidas fuego se dirigieron hacia los chunnin y atrapararon a dos de ellos, provocándole serias quemaduras que le impedirían seguir peleando. -Ahora es tu turno, traidorcito. El Uchiha continuó atacándome con fuego, pero pude evadir sus ataques con facilidad, entonces decidí darle una paliza a mano limpia. Me abalancé sobre él a toda velocidad y a arrojarle golpes despiadadamente, los primeros golpes parecía evadirlos, pero al entrar completamente en calor mis golpes aumentaron su velocidad y terminó recibiendo una patada lateral en el lado izquierdo de su rostro, cayendo al suelo.-¡Esto va por traicionar a la aldea y provocar la muerte de un buen shinobi, maldita basura!, tras dirigirle esas palabras, comencé a martillarle el rostro a puñetazos hasta que mis manos se inflamaron por los constantes impactos, aunque su rostro quedó irreconocible. Luego de apilar a los traidores derrotados, me dirigí hacia la posición donde estaban peleando mis compañeros, pero al parecer la lucha había finalizado, había varias montañas de cadáveres pertenecientes a insectos, mientras que mis compañeros se encontraban sentados en el suelo revisándose las heridas, en especial el chunnin del clan nara, quien tenía cortes impresionantes en su espalda. - Volvamos a la aldea cuanto antes, dije mientras llevaba a los traidores a cuestas. Al salir del bosque, los coordinadores del evento se horrorizaron a ver nuestros aspectos; luego de explicarle detenidamente los sucesos, arrojé a los 3 chunnin a los pies de las autoridades. -Encárguense de ellos. Finalmente, ingresamos a la aldea y cada miembro del equipo partió a sus respectivos hogares, o al hospital posiblemente. Al llegar a mi casa, hice unas patadas al aire y comprobé que eran más rápidas que antes, todo el esfuerzo había dado frutos, mi taijutsu era superior.


Narro Hablo Pienso
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.